Compartir
62
Descendimiento de Erill ...
Sala 4



Románico

Maestro de Erill

Descendimiento de Erill la Vall

Taller de Erill
Primera mitad del siglo XII
Madera de chopo y nogal con restos de policromía
131 x 31 x 50 cm; 134 x 68 x 27 cm; 147 x 126 x 41 cm; 155 x 58 x 44 cm; 136 x 33 x 59 cm
Procedente de la iglesia de Santa Eulàlia de Erill la Vall, valle de Boí (Alta Ribagorza)
MEV 4229

En 1907 el Institut d'Estudis Catalans organizó una expedición de carácter científico a los Pirineos con el objetivo de estudiar el arte medieval, muy especialmente del valle de Boí. Esta expedición estaba formada entre otros por mosén Gudiol, conservador del Museo Episcopal, y por Josep Puig i Cadafalch, arquitecto, arqueólogo y futuro presidente de la Mancomunidad de Cataluña. Uno de los principales descubrimientos fue este conjunto escultórico del descendimiento hallado en desuso en la pequeña iglesia de Santa Eulàlia de Erill la Vall. Las esculturas de la Virgen y de san Juan fueron adquiridas poco después por el coleccionista Lluís Plandiura y desde 1932 forman parte del fondo del Museu Nacional d'Art de Catalunya. El resto del conjunto fue adquirido en el mercado de anticuarios por mosén Gudiol en 1911 y desde entonces se conserva en el Museo Episcopal. Nos hallamos ante uno de los conjuntos más importantes de la escultura románica europea del siglo XII, dada su excepcional calidad artística así como por el hecho de que no se han conservado muchas esculturas monumentales de madera de estas dimensiones. La escena representa el momento en que Nicodemo desclava de la cruz la mano de Cristo, mientras José de Arimatea hace el gesto de sostener su cuerpo sobre los hombros. A la derecha del grupo está la imagen del ladrón Dimas, muerto en la cruz con la lengua fuera y en el otro lado está el ladrón Gestas. Como los brazos de las esculturas son articulados se ha supuesto que debían de tener un uso relacionado con los dramas litúrgicos medievales del ciclo pascual que se representaban en las iglesias durante la Semana Santa. El estudio esquemático de la anatomía del cuerpo de Cristo así como el movimiento contenido de José de Arimatea y Nicodemo muestran que nos encontramos ante un artista genial que supo expresar el "pathos" de este momento con un lenguaje escultórico que todavía hoy día nos sorprende por su modernidad. Se ignora el nombre del maestro que realizó estas esculturas si bien históricamente se ha atribuido a un hipotético taller de Erill, activo durante la primera mitad del siglo XII, del que se conservan otras esculturas parecidas procedentes mayoritariamente del valle de Boí.


Sala 4
Planta 0
4 Románico
5-6-7-8 Gótico

Més informació



La expedición y el descubrimiento del Descendimiento