Compartir
125
Retablo de advocación fr...
Sala 8



Gótico

Lluís Borrassà

Retablo de advocación franciscana

Barcelona
1414 - 1415
Pintura al temple sobre madera
610 x 422 cm
Procedente del antiguo convento de Santa Clara de Vic (Osona)
MEV 12, 13, 51, 714-719

Lluís Borrassà, segundo hijo del pintor Guillem Borrassà, formó parte de un linaje familiar de pintores de origen gerundense que trabajaron en nuestro país desde mediados del siglo XIV hasta mediados del siglo XV. En 1383 ya se tiene constancia documental de que Lluís Borrassà tenía abierto su taller de pintura en la ciudad de Barcelona, que se transformaría rápidamente en uno de los obradores más grandes de la ciudad en el que trabajaron numerosos artistas, ayudantes y colaboradores. Su llegada a Barcelona coincidió con el momento en que el estilo italogótico, dominante en nuestro país a lo largo de la segunda mitad del siglo XIV, y cuyo máximo difusor había sido el taller de los hermanos Serra, se estaba agotando e iniciaba su decadencia. El nuevo arte gótico internacional que en estos mismos años se empezaba a hacer en Flandes, París o Milán se caracterizaba por dejar atrás el equilibrio y la armonía sobria de las formas y los colores, puesto de moda por los artistas sieneses del trescientos, con el fin de introducir una nueva estética naturalista basada en el dinamismo y el movimiento de las figuras y por el uso de pigmentos de colores muy vivos y contrastados. El Museo Episcopal conserva posiblemente la colección más representativa de obras de Lluís Borrassà, a través de las cuales podemos seguir la introducción y la evolución de esta nueva corriente artística en su obra. El gran retablo de santa Clara es la obra más importante conservada del artista y se ha considerado unánimemente una de las obras maestras de la pintura europea del primer gótico internacional. Lo adquirió para el futuro Museo el obispo Morgades hacia 1889 con motivo del derribo de la iglesia del convento de Santa Clara Vella de Vic cuando se procedió a la apertura de la nueva rambla de la ciudad. Se conserva el documento del recibo final del retablo, con fecha de 27 de julio de 1415, en el que se notifica que Borrassà cobró 200 florines de oro sin contar la carpintería. En el centro del retablo, debajo de la cima con el Calvario, se representa la escena de san Francisco, entronizado con la herida abierta, entregando la Regla a santa Clara y a los frailes, instituyendo las tres órdenes franciscanas. Debajo está la tabla dedicada a la triple advocación del retablo con las figuras de san Miguel Arcángel, la Virgen de la Esperanza y santa Clara, el cual según Ruiz Quesada debe relacionarse con los votos de obediencia, castidad y pobreza. El contenido iconográfico general del retablo destaca la importancia de los franciscanos y de los dominicos en la predicación del evangelio y la esperanza de la salvación humana.


Sala 8
Planta 0
4 Románico
5-6-7-8 Gótico

Més informació